Cómo organizar la cocina durante el confinamiento

Almacenar alimentos y productos de limpieza y organizar la cocina es un reto en estos días. Os damos unos tips sobre cómo organizar la cocina durante la cuarentena.


Cómo organizar los armarios de la cocina paso a paso

La organización y planificación estos días está siendo clave para tener acopio de alimentos y productos de higiene, limpieza y desinfección en casa. Siguiendo las recomendaciones de las autoridades de quedarnos el máximo tiempo posible en casa y salir a hacer la compra una vez a la semana, debemos planificar bien los productos que tenemos, los que vamos a necesitar y el espacio que tenemos para almacenarlos.

  1. Vacía todos los armarios de la cocina para ver qué tienes, qué te falta y qué necesitas.
  2. Aprovecha que has vaciado los armarios para limpiarlos por dentro.
  3. Una vez limpios, distribuye como vas a organizar los armarios y haz grupos por familias de productos, tanto de alimentos, como de menaje de cocina.  
  4. Empieza a colocar las cosas de nuevo en los armarios.
  5. Elige la zona de bajo del fregadero para poner los productos de limpieza. Pon los más tóxicos al fondo. Disponlos por familias: limpiasuelos, desinfectantes, desengrasantes, lavavajillas, limpiadores de W.C., desatascadores… te pueden venir muy bien cajas contenedoras para almacenarlos. Además, también te permitirá ver la cantidad de productos que tienes y los que te hacen falta.
  • Utiliza los cajones para organizar tus cubiertos y textiles de cocina. 
    • Usar el primer cajón para los cubiertos de uso diario.
    • El segundo cajón para los diferentes utensilios de cocina.
    • El tercer cajón para paños de cocina y guantes protectores de horno. 
    • El cuarto cajón para delantales y textiles de cocina que uses a diario.
    • El último cajón para todo tipo de bayetas y trapos de limpieza. Los podemos ordenar por tipo de tejido y colores para cada superficie y estancia.
    • Si disponemos de más cajoneras, podemos dejar un cajón para especiero, otro para guardar el pan y la tabla de cortarlo, otro para productos de repostería, otro para los manteles…
  • Opta por los armarios bajos más cerca de la zona de fuegos para guardar las sartenes, cacerolas y fuentes de horno. Apílalas según tamaño de mayor a menor y deja en la parte menos honda las que uses a diario.
  • Guarda los platos y los vasos de diario en uno de los armarios superiores. La mejor opción es dejar los platos en el estante de abajo y los vasos en el de arriba, ya que pesan menos.
  • La vajilla que menos uses guárdala en alguno de los armarios más alejados de la zona de fuegos y limpieza. Esto incluye tazas y copas.
  • Deja un armario de la parte más baja para guardar pequeños electrodomésticos como tostadora, cafetera… que suelas usar, pero no quieras dejar encima de la bancada de la cocina.
  • Organiza la despensa, es el momento más complicado:
    • Protege las baldas de las manchas con un material plástico antideslizante que se pueda limpiar con un trapo húmedo.
    • Distribuye los alimentos bien: lo que más pesa en la parte más baja de la despensa: botellas y garrafas de agua, bricks de leche, latas de refrescos, … Y pon lo que más uses a la altura de la vista.
    • Utiliza tarros, a poder ser de cristal, para almacenar pasta, arroz, legumbres, harinas… todo lo que vaya en paquetes. Así, evitarás paquetes abiertos que puedan derramar su contenido. Necesitarás 3 tamaños, grandes para pastas y arroz, medianos para harinas o azúcar y pequeños para frutos secos.
    • Usa etiquetas para poner la fecha de caducidad en los tarros.
    • Ten, de cada producto, un paquete abierto y otro por abrir. Cada vez que abras un paquete, sabes que debes reponerlo.
    • Ordena de lo más nuevo a lo más viejo. Lo más antiguo delante y lo más nuevo detrás por orden de fecha de caducidad.
    • Usa cajones o contenedores para almacenar por grupo de alimentos o por momentos de cocinado. Por ejemplo, podemos poner dentro de una caja todo lo que usemos para el desayuno, todas las legumbres, los botes de conservas, …
    • Usa la parte de debajo de alguno de tus muebles para almacenar patatas, cebollas, ajos y todo lo que no deba de estar en la nevera. Ponlos separados por cajas o contenedores.
Valora este artículo
Puede que te interese:

Cómo limpiar los azulejos del baño

¿Pensando en cómo limpiar los azulejos del baño de forma eficaz? Toma nota de las siguientes recomendaciones de productos y técnicas para que resulte más sencillo, rápido y duradero.

Cómo lavar las almohadas para que queden perfectas

No hay nada mejor que dejar tu cabeza sobre la almohada y sentir el olor a limpio al final del día justo antes de descansar ¿verdad? Pero también es importante mantenerlas limpias y desinfectadas. Adquiere estas rutinas para evitar bacterias y mantenerlas perfectas.

Nuestro organizador de tareas

Elige una persona, selecciona el área de la casa y asigna la tarea a realizar de la manera más sencilla. Además, podrás descargar la plantilla para consultarla cuando haga falta.